Minorías 29/05/2018

El Correo Gallego

Alguien ha señalado que la asociación de vecinos Compostela Vella no representa a la mayoría de los compostelanos. Apuntan que los intereses que representa la asociación vecinal más antigua de la ciudad histórica de Santiago son unos intereses minoritarios, que sus problemas no son los problemas de la mayoría de los compostelanos. Pues bien, puede que tengan razón. Efectivamente, es sólo una minoría la que exige el cumplimiento de la ley en materia de ruidos en el corazón de Compostela.

Es probable que seamos una minoría los que consideramos un exceso desmedido el pretendido aumento de aforos en calles declaradas acústicamente saturadas que agudizará la despoblación.

También son una minoría los conciertos celebrados en locales de hostelería que pueden autorizarse legalmente. Y son también una minoría los hosteleros que cumplen la norma que obliga a mostrar en su establecimiento el tipo de licencia y el aforo ¿alguien ha visto la placa obligatoria colocada en algún local?.

Tienen razón quienes apuntan que los intereses de la asociación de vecinos Compostela Vella son minoritarios, solamente los que vivimos aquí decimos que en la ciudad histórica compostelana el nivel de cumplimiento de la ordenanza de ruidos es muy mejorable. Evidentemente la mayoría de clientes y de hosteleros nocturnos dirán lo contrario, ellos están haciendo caja disfrutando mientras nosotros intentamos descansar, y los clientes ajenos a las ordenanzas y a sus convecinos, disfrutando.

Y sí, en la ciudad histórica compostelana los habitantes con problemas para descansar son una minoría, porque lo mayoritario son las viviendas vacías. Hoy ya hay más viviendas vacías que ocupadas en el centro de Santiago. Hoy duermen más turistas en el centro de Santiago que compostelanos. Hay más gente sentada en las calles que dentro de las viviendas. Por eso, cuando un vecino se queja de no poder dormir en cualquier calle de la ciudad histórica esa queja siempre es minoritaria. No puede ser de otra manera: en su calle la mayor parte de las viviendas han sido abandonadas o transformadas en hoteles y apartamentos turísticos.

Retrata la verdadera cara del alcalde, su desprecio a esta minoría de vecinos. Un desprecio por parte de un gobierno municipal que incesantemente pregona defender a las minorías. Se reconocen los totalitarismos por cambiar de normas cuando no se acomodan a sus pretensiones. Y en eso está el consistorio con su alcalde a la cabeza.

Sí, los que nos quejamos del ruido en la ciudad histórica somos posiblemente una minoría. Una minoría acosada por el incumplimiento de las normas que garantizan el derecho al descanso y la calidad de vida. Una minoría que durante años ha sido testigo de cómo se hace la vista gorda ante el incumplimiento sistemático de la ordenanza de ruidos y convivencia.

La población intramuros actualmente apenas llega a 1.000 vecinos. Un verdadero fracaso. Somos una minoría acorralada por la expansión ilimitada de las actividades de ocio y turismo. En definitiva, una minoría camino de la extinción.

Cuestionamos la prepotencia con la cual se nos acusa por de ser minoría, obviando que las pretendidas minorías, en caso de serlo, también tenemos derechos. Cuestionamos el planteamiento maniqueo fuera de toda lógica. Reiteramos que tenemos derecho a no ser expulsados de nuestro domicilio por transformarse en inhabitable, derecho a exigir que la ciudad histórica se transforme en un medioambiente habitable, derecho a la inviolabilidad acústica de nuestras viviendas, derecho a denunciar las vulneraciones de la ley, los excesos y los abusos….

Lo que desde luego no es la asociación de vecinos Compostela Vella, es anecdótica, ningún ciudadano es anecdótico y la conculcación de sus derechos fundamentales no solo, no es anecdótica, sino que es civilmente intolerable y políticamente deleznable.

La asociación de vecinos Compostela Vella, aún siendo a la vista de algunos “anecdótica y pretendidamente “minoritaria”, va a seguir defendiendo los derechos de los vecinos de la ciudad histórica, sean estos uno, un ciento o una miríada.

Comentarios

#1 Suscribo

Totalmente de acuerdo con la presidenta de Compostela Vella. Soy historiador del Arte y vivo y cotizo en el centro histórico, pero no solo los ruidos. Nos esta expulsando de la ciudad el turismo masivo barato y sin control, el tráfico de vehículos pesados que rompen las losas del empedrado de hace 100 años, y la carencia total de servicios, acceso a pisos altos etc. Compostela esta fracasando como ciudad, como espacio vital para los ciudadanos, lo mismo que Venecia, Florencia, etc. solo que los italianos se han dado cuenta…. y nosotros no.

Cyrano

…………………………………

El Correo Gallego 29/05/2018: Minorías

El Correo Gallego 29/05/2018: Los dueños de pubs se unen a la guerra de Hostelería contra Compostela Vella

El Correo Gallego 30/05/2018: Torcuato Labella. Ruidos nocturnos y salud

Anuncios

Encuentro de Asociaciones de Vecinos. Madrid 23 y 24 de marzo de 2017

La Asociación de Vecinos Compostela Vella participó en el Encuentro de Asociaciones de Vecinos celebrado en Madrid 23 y 24 de marzo de 2017.

Este encuentro ha reunido a asociaciones de vecinos de los centros históricos de más de 80 ciudades españolas procedentes de Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, País Vasco y La Rioja, y del resto de Europa procedentes de Bélgica, Francia, Italia y Portugal. Nuestra Asociación fue la única representante de Galicia.

Como resultado de aquella reunión, hoy nuestros representantes están pidiendo amparo a la Unión Europea.

Más de 100 asociaciones vecinales de Europa se reúnen en Madrid para abordar los problemas de los centros históricos
……………………………………………………………….

Nota de prensa CLAUSURA DEL III ENCUENTRO VIVRE LA VILLE!

Madrid, 26 de marzo de 2017.

Más 80 ciudades de Francia, Italia, Portugal, Bélgica y España nos hemos reunido en Madrid
• Alta coincidencia en el análisis de los que está sucediendo en los centros de las ciudades europeas.
• La red vecinal transeuropea se amplia con nuevos mienbros de numerosas ciudades españolas.

Esta mañana se ha clausurado en Madrid el III Encuentro de la plataforma vecinal europea Vivre la Ville Europe!, que ha reunido a más asociaciones de vecinos de los centros históricos de más de 80 ciudades españolas procedentes de Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y Leon, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, País Vasco y La Rioja, y del resto de Europa procedentes de Bélgica, Francia, Italia y Portugal; y que en esta ocasión ha sido organizado por la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos Madrid Centro.

El encuentro ha contado con la participación de ponentes de la Unión Europea, de Ecologistas en Acción, de las universidades de Turín y del País Vasco y de líderes vecinales y de opinión, y de representantes del Ayuntamiento de Madrid.

Además, diferentes grupos de trabajo han analizado en profundidad los principales temas de interés para los residentes de los centros urbanos.

El resultado de estas jornadas ha servido para confirmar los numerosos problemas comunes de los centros históricos en las ciudades y países participantes; a la vez que, conocer de primera mano las soluciones que en las diferentes ciudades de toda Europa se están aplicando a nuestros problemas comunes.

Estas jornadas han servido también para dar visibilidad a la realidad a la que hoy se enfrentan estas zonas de nuestras ciudades, que muchas veces queda oculta por las estrategias de comunicación de grupos de interés. El objetivo de esta plataforma vecinal es influir en las instituciones locales, nacionales y europeas para que protejan a los residentes de los centros históricos -por su valor como patrimonio social y cultural- amenazados de convertirse en meros parques de ocio como consecuencia la turistificación, la gentrificación y el ocio nocturno… con el insostenible y perverso argumento de la actividad económica y los empleos. Olvidando que nosotros también somos trabajadores y formamos partes del sistema económico y productivo.

Como resultado del trabajo de estos dos días, y al igual que en pasados encuentros, en las próximas semanas se construirá un documento de conclusiones y estrategias, que servirá de guía para continuar trabajando para defender en común los derechos del colectivo.

https://aavvmadrid.org/convivencia-y-seguridad/mas-100-asociaciones-vecinales-europa-se-reunen-madrid-abordar-los-problemas-los-centros-historicos/

 

Mareando la perdiz. Revisión fallida del Plan Especial

El Correo Gallego

07/04/2018: Mareando la perdiz. Revisión fallida del Plan Especial. Tribuna Libre en El Correo Gallego

¿A dónde vamos?

En 1968 Arnold Toynbee escribió “Ciudades en marcha”. El autor tenía entonces 79 años y, en su Londres natal, había sido testigo de la aparición del ferrocarril primero y del automóvil después. Había visto cambiar todo lo que le rodeaba. Esta vivencia le permitió entender que lo más importante de una sociedad y sus estructuras (las ciudades) es su capacidad para adaptarse, para crecer y para cambiar. Prestar atención a donde vamos, más que a lo que todavía creemos que somos. Lo primero se impondrá sobre lo segundo.

La Ciudad Histórica de Santiago de Compostela no podría ser una excepción a pesar de poseer unas características muy especiales. Es una ciudad varias veces centenaria reconocida como Patrimonio de la Humanidad y es también el final de uno de los tres caminos de peregrinación más importantes del mundo junto con Roma y Jerusalén, de tal forma que cada año suma una mayor afluencia de peregrinos. Pero también es una ciudad que evoluciona y afronta nuevos retos a medida que pasa el tiempo.

A pesar de ello la ciudad histórica de Santiago de Compostela se rige por un Plan Especial de los años noventa. El documento fue aprobado en 1997 sin que desde entonces haya sido revisado sustancialmente. Ninguna actualización en más de 20 años.

Como resultado de esta falta de actualización, los problemas se acumulan desde hace 20 años, se ha perdido un 20% de población en este período a pesar del enorme gasto público invertido en rehabilitación de edificios. Están sin abordar los retos que la normativa original no fue capaz de resolver en su momento, tampoco las dificultades sobrevenidas que han surgido como resultado de la evolución de la ciudad y las formas de vida:

  • Problemas de pérdida continuada de población.

  • Problemas de servicios urbanos deficientes como el alcantarillado, las conducciones de agua y la recogida de basuras.

  • Problemas de movilidad derivados de la falta de aparcamientos, ineficaz gestión de la ORA, interferencias del transporte de mercancías con la dinámica de la ciudad así como una peatonalización que condiciona excesivamente la vida de los residentes.

  • Ausencia de determinadas infraestructuras urbanas como el gas canalizado provocando un sobrecoste en la calefacción.

  • Brecha digital, que afecta a las viviendas y los negocios de la zona sin acceso a la fibra óptica con la excepción de algunos afortunados organismos oficiales.

  • Desaparición paulatina del comercio tradicional que disminuye la necesaria diversidad de usos en la ciudad histórica.

  • Problemas de terciarización y desplazamiento del uso residencial por otros usos más lucrativos en el contexto de un boom turístico.

  • Sobreexplotación del espacio público con una presencia de terrazas, rotulaciones y actuaciones musicales sin precedentes en ninguna otra zona de Galicia.

  • Problemas ambientales en el ámbito de la contaminación acústica, con un continuado aumento de las Zonas Acústicamente Saturadas.

Manos a la obra

A la vista de estas disfunciones, la lógica más elemental nos conduce a concluir que la normativa que rige la Ciudad Histórica se encuentra obsoleta. Resulta evidente que el Plan Especial se encuentra desactualizado y que la revisión de este documento debía haberse abordado hace ya tiempo.

Por fin, en 2013 la Corporación Municipal que gobernaba la ciudad de Santiago es consciente de que es necesario un cambio. Se aprueba así, en Xunta de Gobierno, la “Revisión del Plan Especial de Protección e Rehabilitación da Cidade Histórica”. Entre sus objetivos están:

  • Priorizar la función residencial

  • Revitalizar la Ciudad Histórica a través de la mezcla equilibrada de usos

  • Regular las actividades mediante normas urbanísticas y ordenanzas flexibles

La partida presupuestaria para la redacción del documento se fija en 452.000 euros aportados equitativamente por la Xunta de Galicia y el Concello de Santiago. Se convoca un concurso para seleccionar al mejor proveedor y se nombra un Comité de Expertos para impulsar la adjudicación del contrato. Finalmente la redacción del documento recae en la empresa Estudio Thuban S.L.. Por medio de esta adjudicación se establece un plazo de 3 años para la ejecución de la revisión por parte de Thuban.

Una vez adjudicado el contrato el alcalde D. Agustín Hernández afirmó: “a intención do Goberno local é a de axilizar a máximo a redacción deste documento a través de mecanismos de seguimiento dos traballos”. También apuntó que habría una comisión ejecutiva y una comisión de participación. La primera se reuniría mensualmente con el equipo redactor; la segunda lo haría cada tres meses y en ella estarían representados diferentes sectores de la sociedad compostelana. El alcalde añadió: “Resulta imprescindible evitar que o casco histórico acabe por convertirse nun mero decorado urbano”.

Silencio

Iniciado el proceso de revisión, cabría esperar aportaciones de valor por parte de los medios técnicos propios del Concello. Uno de los recursos en nómina de nuestra ciudad es el Departamento de Urbanismo y en particular el arquitecto Municipal D. Javier Fernández. Muñoz. Otro recurso técnico de la ciudad también en nómina es el Consorcio, que cuenta con 5 arquitectos en su Oficina Técnica. Los organismos y personas citadas deberían haber aportado estudios exhaustivos, tanto sobre las virtudes del Plan Especial vigente, como sobre sus limitaciones. ¿Quién mejor que los técnicos que llevan años en la ciudad con el cometido de dedicarse profesionalmente a su gestión para informar sobre las causas de la continuada pérdida de población, la inoperancia de las infraestructuras, la falta de servicios y los problemas ambientales?

Pero por desgracia para los ciudadanos de Santiago, no ha imperado la sensatez ni la voluntad política de llevar a buen término estas ideas. Con el cambio de gobierno de 2015, la reforma del Plan Especial ha perdido el norte. Citaremos algunos hechos que confirman el modus operandi de los políticos y de los técnicos que manejan actualmente los hilos en Santiago.

El cambiazo

La Concellería de Espazos Cidadáns (Urbanismo) convocó a las asociaciones relacionadas con la Ciudad Histórica a un encuentro en el Pazo de Raxoi el 22 de diciembre de 2015. El objetivo era iniciar un proceso de participación ciudadana entorno a la revisión del Plan Especial. Nuestra asociación acudió a esta reunión con esperanza y optimismo. Pero al comprobar el limitado interés del Concello en la participación ciudadana real, la esperanza por resolver problemas se transformó en desilusión. No hubo orden del día, ni temas a tratar, ni conclusiones. Foto sí que hubo. Como en tantas ocasiones el político de turno, en este caso el concelleiro Duarte, se preocupa por la foto, pero no por el diálogo. La reunión y la participación son una farsa. En nuestro ayuntamiento los llamados procesos participativos son simple propaganda. Esto lo denunciamos en un artículo titulado “Una peculiar participación ciudadana”, publicado por El Correo Gallego el 26/12/2015.

En el inicio de la reunión el Concelleiro Duarte espetó a los allí presentes que el Plan Especial era una cuestión interna, muy técnica y que ya estaba perfectamente encaminada. Afirmó que el documento de inicio estaba prácticamente acabado, pues el trámite de Evaluación Ambiental Estratégica se iniciaría en enero de 2016 y nos avanzó que el documento completo estaría listo a finales de ese mismo año. El Concello nos invitó a despreocuparnos por el Plan Especial puesto que ya estaba “resuelto”. De esta forma la participación ciudadana en la revisión del Plan fue apartada en el primer minuto de la reunión y el ayuntamiento nos dio el cambiazo: de lo que debíamos hablar era del Plan de Gestión.

Fueron necesarias explicaciones sobre este nuevo documento del que no se había oído hablar hasta entonces. Algunos lo describieron como el “Plan Especial 2.0”. Nos explicaron que se trataba de un documento innovador, la última moda, lo que realmente necesitábamos y en el cual se nos invitaba a participar. Era, eso sí, un documento sin fuerza normativa y que por tanto no regula derechos ni deberes de los ciudadanos. Algo así como el bálsamo de fierabrás del urbanismo compostelano.

Gracias y hasta la vista

Posteriormente el proceso participativo tomó forma de entrevista entre el Concello y los agentes sociales implicados en la revisión del Plan Especial. Nuestra asociación, Compostela Vella, fue invitada a una reunión con el hombre de confianza del concejal de urbanismo, el arquitecto municipal D. Javier Fernández. El encuentro fue convocado por él mismo y tuvo lugar en su despacho en la Ocihr de Praza de Cervantes. Allí nos quedó claro que el mayor interés del Sr. Fdez era colocar una cruz en un listado donde aparecía nuestra asociación. Ya nos hemos reunido, cumplido el trámite. Gracias y hasta la vista.

No logramos atraer su atención sobre el Plan Especial vigente, del cual no quería hablar. No pudimos intercambiar ideas al respecto, pues según su parecer no era asunto suyo, no era necesario cambiar nada y además este no era el cauce. Gracias y hasta la vista.

A pesar de ello, le comunicamos que para nosotros era un derecho y un deber participar en la revisión del Plan Especial, también que queríamos seguir formando parte de la Comisión de Seguimiento. Representamos a personas directamente afectadas, tenemos ideas propias y contábamos con especialistas que podrían exponerlas y defenderlas. Fue inútil. Sin voluntad política no hay alegación factible. El Sr. Arquitecto municipal nos explicó que desde el día del cambiazo la participación ciudadana es para los Planes de Gestión, no para el planeamiento urbanístico. Gracias y hasta la vista.

¡Bienvenido Mr. Requejo!

La participación en la revisión de Plan Especial compostelano es verdaderamente especial. Los vecinos quieren participar pero no lo consiguen, les dan el cambiazo, les mandan a esa esquina de pensar que es el Plan de Gestión. Mientras tanto el Sr. Requejo sí lo consiguió. Merece la pena preguntarse cómo lo hizo.

Resultado de imagen de "juan requejo"
Juan Requejo de la empresa AT Clave.    Foto: Linkedin

Los hechos se producen en el año 2017. D. Juan Requejo es un profesional conocido desde hace años por el Sr. Duarte. Como profesional participó en el concurso de 2013 para la revisión del Plan Especial a través de su empresa sevillana AT Clave. El contrato se le escapó con la adjudicación oficial del mismo a Estudio Thuban. Pero la esperanza es lo último que se pierde y, misteriosamente, en el verano el Sr. Duarte nos lo presenta como una nueva incorporación al equipo encargado de la redacción del plan. ¡Bienvenido Mr. Requejo!

Peligro, no tocar

Después de meses de marasmo, sin noticias, con fecha 5 de febrero de 2018 el arquitecto municipal presenta un informe demoledor sobre la marcha del proceso de la “Revisión do Plan Especial de Protección e Rehabilitación da Cidade Histórica”. En su informe se desprecian todas las acciones realizadas por el equipo redactor, la empresa Estudio Thuban. Además se incluye una crítica sobre la precaria justificación de la necesidad de revisión del viejo Plan Especial y, como era de esperar, una gran parte del informe lo dedica a resaltar la necesidad de lo verdaderamente importante: un Plan de Gestión.

¿Quién se puede creer, después de ser valorado y elegido por una Comisión de Expertos, que en el trabajo de una empresa de prestigio (por muy despistados que andasen) no exista prácticamente nada aprovechable sobre el tema? Que no exista el menor atisbo de sensatez o razón.

Ese informe del arquitecto municipal parece un pliego de descargo para justificar la inacción de los servicios técnicos a lo largo de estos años. ¿Pero qué han aportado nuestros técnicos en nómina a la resolución de los problemas que sufren los ciudadanos del centro histórico de Santiago? ¿Qué ha aportado para resolverlos la Oficina Técnica del Consorcio con sus 5 arquitectos en los últimos 15 años?

Tiene uno la impresión de que la casta técnica compostelana se ha dedicado a vivir de rentas por la labor realizada en sus primeros años. Fue una tarea realizada por un equipo importante con un proyecto brillante, pero en un momento concreto que ya pasó. ¿Hasta cuándo van a seguir presumiendo en sus conferencias fuera de Galicia por el premio concedido por Europa hace ya 22 años?

Lo fundamental son los ciudadanos y no toca actuar con ellos solo a base de obligaciones y restricciones. Toca escuchar, dialogar, acotando y matizando sus problemas, estableciendo prioridades y comunicando a las autoridades que el deterioro de la ciudad histórica no puede continuar. No queda otra que ponerse manos a la obra, aunque la casta técnica prefiera y quiera imponernos no tocar nada.

Y el verbo se hizo carne

Tras más de un año de palabras, el Plan de Gestión se materializa. En febrero de 2018 se publican las bases del Plan de Gestión de la Ciudad Histórica de Santiago de Compostela:  ”Nuevo impulso a la planificación estratégica y urbanística” Es codirector y redactor del documento: D. Juan Requejo, sin duda alguna el único capaz de transformar un anexo de la Revisión del Plan Especial de la Ciudad Histórica, en el Plan Estratégico y Urbanístico de todo el ayuntamiento.

plan-de-gestion-febrero-20181.jpg

La formulación de este Plan de Gestión considera (es cita textual):

“un entorno urbano y territorial amplio que incorpore la matriz biofísica de la Ciudad Histórica, las cuencas visuales y las complejas relaciones urbanas existentes de tipo económico y dotacional, así como las relaciones sociales expresadas de diferentes formas, y las estructuras relacionadas de mercancías, personas e información. Ello supone tener en cuenta las zonas urbanas colindantes, Ensanche, Campus Norte y Campus Sur y el resto de espacios urbanos, así como el territorio comprendido entre el Sar y Sarela, e incluso incluir la Ciudad de la Cultura y el resto del municipio para determinados análisis. La consideración de estas zonas permitirá valorar el papel de cada una de ellas en la dinámica de fenómenos relevantes de la Ciudad Histórica y su posible carácter de zona de amortiguamiento, de sostenimiento, de absorción, o de cualquier otro tipo de función”.

Leyendo esta descripción nos alegra que el Plan de Gestión de la Ciudad Histórica de Santiago haya podido contenerse dentro de los límites de la Europa continental.

Una noche en la ópera

Todo lo anterior es muy serio, pero también hay espacio para el espectáculo en la tramitación de la revisión del Plan Especial. Ese es el caso de las reuniones “focales”, una opereta en la que se simula la participación ciudadana sin ningún tipo de garantía ni sustancia.

El decorado lo aporta el Concejal de Espazos (escénicos) Cidadás. El casting se realiza a través de convocatorias opacas que sólo reciben las asociaciones instrumentales y afines. Son estrellas invitadas algunos beneficiarios de contratos menores. A estas reuniones no se sabe a que se va, tampoco se sabe quiénes estarán allí. Sigue sin haber orden del día y tampoco se aporta información relevante con antelación impidiéndose que el debate sea fructífero. El proceso es opaco pues se trata simplemente de obtener una foto al final y para eso sólo hace falta que acuda alguna gente. Al día siguiente ya habrá tiempo para detallar lo que se acordó… cuando todo esté atado y bien atado. ¿Esta es la nueva política?

La revisión, al cajón

Las propuestas que podrían surgir en el proceso de revisión del Plan Especial son un peligro. Quizás habría que ponerse a trabajar, tomar decisiones, cuestionarse cargos y acciones. Un precio demasiado alto para la casta técnica compostelana. Mejor estarse quietos.

Además, la revisión del Plan Especial se adjudicó a una empresa ajena al ecosistema de la casta de la arquitectura compostelana. No era una propuesta de “los nuestros”, o por lo menos no lo era hasta que el concejal Duarte nos explicó que a Estudio Thuban le faltaba algo: el Sr. Requejo.

Todo este montaje alrededor de la revisión de Plan Especial sólo tiene un propósito: que no pase nada. El Plan de Gestión se ha transformado en algo tan relevante que no cabe en la Ciudad Histórica. Mientras tanto, mareando la perdiz y la revisión, al cajón. Y de esto el Sr. Duarte sí que sabe…

Lo que piden vecinos y comerciantes

Vecinos y comerciantes de la Ciudad Histórica coincidimos desde hace tiempo: es necesaria la revisión del Plan Especial. Y es necesario que se cumplan los plazos de su tramitación por la relevancia de los problemas que debe resolver: progresiva despoblación y envejecimiento, falta de renovación de las infraestructuras, crecientes problemas ambientales, etc.

Esta opinión ha sido puesta de manifiesto en múltiples ocasiones, mediante artículos de prensa y a través de intervenciones en foros de opinión. También mediante entrevistas con las autoridades de las distintas corporaciones municipales que se han sucedido a lo largo del tiempo. Esta opinión siempre se ha presentado con vocación constructiva: diagnosticando los graves problemas que amenazan a la Ciudad Histórica, aportando ideas y sugiriendo soluciones. Sirven de ejemplo, los artículos ya publicados en El Correo Gallego “Feliz Patrimonio de la Humanidad” 27/12/2015; “El casco histórico se desangra” 20/04/2016; “Compostela Yonqui, el Síndrome de Compostela” 06/11/2016.

El sentimiento es unánime. Fue resumido acertadamente en una mesa de debate organizada por el Ateneo de Santiago el 4 de diciembre de 2017 donde se defendió la necesidad de un Plan Integral para la Ciudad Histórica. Apuntaba el vecino de la ciudad histórica en su intervención algo tan evidente como ignorado: que ”o primeiro son os veciños” y que existen problemas básicos sin resolver desde hace décadas: falta internet de alta velocidad, falla el abastecimiento y el alcantarillado, hay graves problemas de contaminación acústica y el gas canalizado aún no ha llegado al barrio.

ateneo roberto almuiña diciembre 2017

Se apuntó que los objetivos del Plan Especial del siglo XX están sustancialmente alcanzados. La protección del patrimonio, la recuperación de la centralidad de la Ciudad Histórica y la peatonalización son procesos completados de los que ya nadie duda. Los problemas del siglo XXI son otros diferentes. Hoy la Ciudad Histórica se enfrenta a la despoblación y a la omnipresencia de la actividad turística. La ciudad se enfrenta al reto de ser algo más que una zona de ocio, y nadie parece saber cómo lograrlo. Semejantes carencias se describen en el artículo publicado en La Voz de Galicia 03/07/2017 titulado: “80 razones para no creer en los que gobiernan o puedan gobernar esta ciudad”.

Compostela en el mal camino

Los técnicos del Concello y del Consorcio quizás hayan contribuido a solucionar algún problema del siglo XX, pero no aportan nada para resolver los retos del siglo XXI. No los entienden y no se implican en ellos. Ven pasar la revisión del Plan Especial con indolencia y lejanía. Vuelcan y retocan constantemente la cartografía. Encargan costosos estudios externos mientras se dedican a montar observatorios. Solo se implican en las generalidades estratégicas, pero de ninguna manera en las cuestiones materiales urgentes señaladas por vecinos y comerciantes en reiteradas ocasiones. Están en nómina todos los meses, siguen con su monotema del Plan de Rehabilitación, cuando lo necesario es crear estrategias y acciones integradas para conseguir repoblar. Y para ello es vital revisar el Plan Especial de 1997.

La participación ciudadana es un fetiche de los actuales gobernantes. Cuanto más lo nombran menos existe. En su esfuerzo por mostrarse abiertos han cerrado las puertas a las asociaciones más importantes y longevas de la Ciudad Histórica. La Asociación de Vecinos Compostela Vella creada en 1999, la única que defiende las reivindicaciones vecinales de la ciudad histórica, es excluida de convocatorias importantes y mesas de trabajo focales. Sus reivindicaciones y las de Compostela Monumental son ignoradas. Los escritos y solicitudes de información de Compostela Vella al Concello no se responden. Sistemáticamente se hurtan los derechos de participación y opinión real en las deliberaciones sobre la revisión del Plan Especial. Si nos convocan es por la presión de la prensa cuando todo lo tienen ya orquestado. Entonces los políticos sí nos buscan, como comparsa acompañándoles como un decorado en la foto, en un falso respaldo.

El Plan de Gestión es un camelo, un sucedáneo del Plan Especial. El Plan de Gestión es un documento sin fuerza normativa, es un anexo del Plan Especial. La única función del Plan de Gestión es ampliar la discrecionalidad de la que ya disponen, neutralizar la participación ciudadana y justificar alguna que otra contratación.

Con todo esto la oportunidad de revisar el Plan Especial ha sido desvirtuada y los problemas históricos de los comerciantes y vecinos de la Ciudad Histórica siguen sin resolver. Por una parte el inmovilismo de los técnicos ajenos a los problemas actuales que viven de las rentas del pasado. Por otra parte un Concello que evita cualquier diálogo que no sea consigo mismo. Y todo ello orquestado a través de tecnicismos y profesionales invitados que consumirán el dinero público y dejarán la ciudad como la encontraron.

Galicia se publicitó como destino turístico usando el lema “o bo camiño”. Sin embargo parece que Compostela y la revisión de su Plan Especial están “no mal camiño”. Sabiendo que la Xunta de Galicia aporta el 50% de los costes de redacción del Plan Especial, sería deseable que se interesase por cómo se están gestionando los recursos públicos. Quién sabe, quizás el Sr. Feijoo logre entender esto del Plan de Gestión. Por favor explíquenoslo a comerciantes y vecinos.

Asociación de Vecinos Compostela Vella y Asociación de Comerciantes Compostela Monumental

……………………………..

Esta Tribuna Libre fue publicada en diario El Correo Gallego en cuatro capítulos:

El Correo Gallego 07/04/2018: Mareando la Perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (I)

El Correo Gallego 08/04/2018: Mareando la Perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (II)

El Correo Gallego 09/04/2018: Mareando la perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (III)

El Correo Gallego 11/04/2018: Mareando la perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (IV)

La noticia en los medios de comunicación:

Compostela 24 horas 06/04/2018: Compostela Monumental y Compostela Vella, sobre el Plan Especial de Protección y Rehabilitación da Cidade Histórica: “Nos han dado el cambiazo”

El Correo Gallego 07/04/2018: El casco histórico, en pie de guerra contra las manipulaciones de CA. Denuncian el intento de “dar el cambiazo” aprobando un Plan de Xestión a la carta // Exigen que se modifique el Plan Especial de 1997 para dotar a la zona de servicios e infraestructuras

El Correo Gallego 11/04/2018: Algunas asociaciones rechazan el Plan de Gestión y hoy no asistirán a la reunión. Afirman que el proceso es opaco y tildan de opereta la supuesta participación ciudadana

El Correo Gallego 12/04/2018: Raxoi presenta el Plan de Gestión con notables ausencias
Compostela Monumental y Compostela Vella se desmarcan del proyecto y no asisten a la reunión

Sesión informativa sobre la revisión del Plan Especial ofrecida a los socios de Compostela Vella y Compostela Monumental 05/04/2018. Foto: Arturo

 

Vecino de la ciudad histórica harto de pamplinas

galiciavoz

80 razones para no creer en los que gobiernan o puedan gobernar esta ciudad

“Llevo residiendo en la ciudad histórica desde el 2013 y ya casi no me quedan fuerzas ni argumentos que me permitan pensar albergar la esperanza de que algún día las negativas que sufro como vecino puedan convertirse en auténticos retos para quienes nos gobiernan.

Cuando vine a vivir a esta zona un vecino me advirtió que iba a tener que pagar a Telefónica/Vodafone un servicio de Internet de 10 megas que no me iban a proporcionar (no supera los 2,7) y no iba a poder desarrollar una actividad empresarial y estilo de vida al uso, ¿Cuántas veces los escuchamos hablar de este tema y qué hicieron?

Ante el primer problema de hilo de agua durante una ducha, los trabajadores de Viaqua me aclararon que las instalaciones en la zona histórica son vetustas y malas por lo que no podían dar más presión. Trate usted de ducharse en horas de bajo consumo en la zona, me dijeron.

Cuando quise poner un ascensor en el edificio también me advirtieron que me iba a costar el triple, tanto económicamente como en tiempo administrativo. Dificultades de acceso para carga y descarga, ocupación de la vía pública, así como los trámites urbanísticos y de permisos de patrimonio (incluyendo excavación arqueológica), no hicieron más que confirmar dicho presagio.

Cuando al poco de entrar en el gobierno municipal Compostela Aberta paré por la calle al concejal Xan Duro para felicitarlo por haber manifestado públicamente que iba a obligar al comercio y la hostelería a cumplir la norma sobre el uso de las fachadas y la vía pública, para que los establecimientos cuidasen la rotulación, no colocasen tenderetes delante de sus negocios, no acumulasen sillas y mesas en la vía pública cuando no se utilizan, que perseguiría las iluminaciones singulares al antojo, que destrozan la estética y maravillosa iluminación de farolas de la zona vieja, etcétera. ¿Saben que me respondió? Que comprendía mi alegría, pero que me adelantaba que no iba a poder exigir su cumplimiento porque no disponía de efectivos de la Policía Local para velar por su cumplimiento.

¿Sabían ustedes que cuando en el medio de la calle, fuera de los soportales, se produce una rotura de una tubería de agua el Concello interpreta que en la zona histórica, para estos menesteres, la propiedad alcanza hasta el centro de la calle, no hasta el registro de agua a pie de puerta?

No pude asistir a la reunión de esta semana en la praza de Abastos entre los vecinos del casco histórico y el gobierno municipal, pero puedo asegurarles que podría mencionarles hasta 80 situaciones increíbles y fascinantes que nuestros gobernantes podrían convertir en retos para lo que les queda de legislatura.

Por favor, déjense de pamplinas, aparquen los complejos debates ideológicos, el estudio de la influencia de la oligarquía financiera e incluso el devenir del materialismo histórico. No se pierdan en discursos y promesas, elaboren una lista de situaciones a corregir, prioricen y trabajen sobre ellas.

Con mis mejores deseos para que, en la próxima reunión con los vecinos del casco histórico, al menos puedan darnos la buena nueva de haber conseguido dos retos.

Uno de carácter funcional: resolver el gravísimo problema de Internet.

Y otro estilista y de buen gusto: que los autónomos y vecinos no hagan un uso indebido y hortera de la señalización en sus fachadas y vía pública, que tanto afean a nuestra maravillosa ciudad”.

Jesús Varela (Un vecino de la rúa Nova de Santiago de Compostela)

Fuente: La Voz de Galicia Ed. Santiago 03/07/2017 

……………………….

OBLIGACIONES DE LOS FUNCIONARIOS MUNICIPALES

En relación a la impunidad de hosteleros y comerciantes al incumplir flagrantemente las ordenanzas municipales en las calles de la ciudad histórica, es importante recordar a los funcionarios públicos competentes (Policía Local y personal administrativo del Departamento de Disciplina Urbanística) que es su obligación hacer cumplir las normas, y que no tienen que esperar indicación expresa para ello de los cargos electos, es decir de los políticos.

Si existiera voluntad sería suficiente que un solo Policía Local con los ojos bien abiertos patrullara durante dos horas un día a la semana la rúa do Franco, Raíña, rúa Nova, Rúa do Vilar, apuntando en una libreta y coordinándose con el Departamento de Disciplina Urbanística para la tramitación de los expedientes administrativos de las infracciones. Por eso nos preguntamos:

¿Acaso la policía local tiene indicaciones de mirar para otro lado y no “molestar o importunar” al gremio comercial y hostelero?

¿Porqué NO dudan los agentes antes de multar los coches mal estacionados por ejemplo pero en cambio SI entran en bucle antes de exigir el cumplimiento de otras ordenanzas municipales?

El concelleiro Xan Duro es funcionario, por ello conoce de sobra las obligaciones de los empleados públicos y la normativa aplicable. Pero en nuestro Concello siempre están pasándose la pelota unos a otros, descoordinados y omitiendo la labor de vigilancia, control y sanción que tienen encomendada. Estamos hartos de presentar instancias en registro sobre los excesos en la rotulación indebida en las fachadas sin obtener respuesta por parte del Concello.

REBANDOS

En 27/11/2015 el Concello emitió un bando sobre estos incumplimientos: BANDO_27-11-2015

Ante las críticas recibidas de los ciudadanos indignados por ver nuestra ciudad convertida en un adefesio, en un zoco o supermercado con el género expuesto en el exterior de los locales, con reclamos llamativos y carteles publicitarios de todo tipo colgados en las fachadas o invadiendo el espacio público, el alcalde ha inaugurado el mes de julio republicando el bando nuevamente: BANDO 01-07-2017

Veremos si se consigue reconducir la situación después de tantos años de pasividad por parte de la administración local.

MUESTRAS DE OPACIDAD 

Y en una nueva demostración de opacidad, el alcalde ha eliminado de la consulta abierta en la página web del Concello los dos planos de la Zonas Declaradas Saturadas y el listado de sillas y mesas autorizadas en el espacio público que hasta ahora era accesibles para los ciudadanos. ¿Acaso no fomenta esto la picaresca y la invasión de terrazas? ¿Donde queda la tan cacareada transparencia? ¿Vamos en este Concello hacia atrás o hacia adelante?

Aqui mostramos el pantallazo de la web del Concello en 18/05/2015, justo antes de que llegara Compostela Aberta y eliminase toda la información. DUS Zonas Saturadas 18_05_2015

ORZAMENTOS ParticiPASIVOS

146296977713

En los Orzamentos Participativos de 2016 a propuesta de nuestra Asociación se consiguió apoyo para aprobar la compra de sonómetros y sonógrafos. Agradecemos la solidaridad de todos los ciudadanos que lo hicieron posible.

Sin embargo, vemos que la empresa Cidadanía ya ha puesto en marcha los nuevos Orzamentos de 2018 y no tenemos ninguna noticia sobre la compra de esos aparatos de medición acústica comprometidos. resultados_op_investimentos_1617

SONY DSC

¿Para que sirve que una propuesta sea aprobada si no se lleva a cabo?.

Una tomadura de pelo completa.

FUNCIONES DE LOS FUNCIONARIOS

Refrescaremos la memoria de los funcionarios municipales recogiendo las obligaciones detalladas en el Estatuto Básico del Empleado Público BOE núm. 261, de 31/10/2015

Artículo 52. Deberes de los empleados públicos. Código de Conducta.

Los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, que inspiran el Código de Conducta de los empleados públicos configurado por los principios éticos y de conducta regulados en los artículos siguientes.

Los principios y reglas establecidos en este capítulo informarán la interpretación y aplicación del régimen disciplinario de los empleados públicos.

Artículo 53. Principios éticos.

1. Los empleados públicos respetarán la Constitución y el resto de normas que integran el ordenamiento jurídico.

2. Su actuación perseguirá la satisfacción de los intereses generales de los ciudadanos y se fundamentará en consideraciones objetivas orientadas hacia la imparcialidad y el interés común, al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares, corporativas, clientelares o cualesquiera otras que puedan colisionar con este principio.

3. Ajustarán su actuación a los principios de lealtad y buena fe con la Administración en la que presten sus servicios, y con sus superiores, compañeros, subordinados y con los ciudadanos.

4. Su conducta se basará en el respeto de los derechos fundamentales y libertades públicas, evitando toda actuación que pueda producir discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión, discapacidad, edad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

5. Se abstendrán en aquellos asuntos en los que tengan un interés personal, así como de toda actividad privada o interés que pueda suponer un riesgo de plantear conflictos de intereses con su puesto público.

6. No contraerán obligaciones económicas ni intervendrán en operaciones financieras, obligaciones patrimoniales o negocios jurídicos con personas o entidades cuando pueda suponer un conflicto de intereses con las obligaciones de su puesto público.

7. No aceptarán ningún trato de favor o situación que implique privilegio o ventaja injustificada, por parte de personas físicas o entidades privadas.

8. Actuarán de acuerdo con los principios de eficacia, economía y eficiencia, y vigilarán la consecución del interés general y el cumplimiento de los objetivos de la organización.

9. No influirán en la agilización o resolución de trámite o procedimiento administrativo sin justa causa y, en ningún caso, cuando ello comporte un privilegio en beneficio de los titulares de los cargos públicos o su entorno familiar y social inmediato o cuando suponga un menoscabo de los intereses de terceros.

10. Cumplirán con diligencia las tareas que les correspondan o se les encomienden y, en su caso, resolverán dentro de plazo los procedimientos o expedientes de su competencia.

11. Ejercerán sus atribuciones según el principio de dedicación al servicio público absteniéndose no solo de conductas contrarias al mismo, sino también de cualesquiera otras que comprometan la neutralidad en el ejercicio de los servicios públicos.

12. Guardarán secreto de las materias clasificadas u otras cuya difusión esté prohibida legalmente, y mantendrán la debida discreción sobre aquellos asuntos que conozcan por razón de su cargo, sin que puedan hacer uso de la información obtenida para beneficio propio o de terceros, o en perjuicio del interés público.

Artículo 54. Principios de conducta.

1. Tratarán con atención y respeto a los ciudadanos, a sus superiores y a los restantes empleados públicos.

2. El desempeño de las tareas correspondientes a su puesto de trabajo se realizará de forma diligente y cumpliendo la jornada y el horario establecidos.

3. Obedecerán las instrucciones y órdenes profesionales de los superiores, salvo que constituyan una infracción manifiesta del ordenamiento jurídico, en cuyo caso las pondrán inmediatamente en conocimiento de los órganos de inspección procedentes.

4. Informarán a los ciudadanos sobre aquellas materias o asuntos que tengan derecho a conocer, y facilitarán el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones.

5. Administrarán los recursos y bienes públicos con austeridad, y no utilizarán los mismos en provecho propio o de personas allegadas. Tendrán, asimismo, el deber de velar por su conservación.

6. Se rechazará cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal.

7. Garantizarán la constancia y permanencia de los documentos para su transmisión y entrega a sus posteriores responsables.

8. Mantendrán actualizada su formación y cualificación.

9. Observarán las normas sobre seguridad y salud laboral.

10. Pondrán en conocimiento de sus superiores o de los órganos competentes las propuestas que consideren adecuadas para mejorar el desarrollo de las funciones de la unidad en la que estén destinados. A estos efectos se podrá prever la creación de la instancia adecuada competente para centralizar la recepción de las propuestas de los empleados públicos o administrados que sirvan para mejorar la eficacia en el servicio.

11. Garantizarán la atención al ciudadano en la lengua que lo solicite siempre que sea oficial en el territorio.

…………………………

Regulamento do Corpo da Polícia Local de Santiago de Compostela. Aprobado por acordo do Pleno da Corporación de 21/03/2013. BOP da Coruña do 18/04/2013).

Ver especialmente las funciones en los artículos 7 y 8.

Compostela en su laberinto

Resultado de imagen de abc galicia

Compostela en su laberinto

La ciudad llora el cierre de comercios de toda la vida y sufre los nuevos negocios que abren

José Luis JiménezAutor: JOSÉ LUIS JIMÉNEZ

A finales de 2015 se reabrió en Santiago, tras una tortuosa y cuestionable reforma, la rúa Carretas, en la trasera del Pazo de Raxoi. En este tiempo, se han inaugurado cinco negocios: tres tiendas de souvenirs, un bar de tapas y una agencia de viajes para peregrinos. Fin. Carretas es el síntoma, pero la enfermedad se extiende por la zona histórica compostelana, una piedra que asiste al cierre de comercios de toda la vida —muchos de ellos afectados por el fin de los alquileres de renta antigua— y llora con la nueva oferta que se instala: restaurantes y una peste de tenderetes de baratijas para turistas. ¿Ven normal que no haya un Zara en la zona vieja?

Añádanle a eso el corsé que supone la declaración de Patrimonio de la Humanidad, que impone exigencias leoninas para cualquier rehabilitación. Eso lleva a que la mayoría de los edificios estén sin aislamientos térmicos ni sonoros —esto quizás no haría falta si un sector de los peregrinos mantuviera las normas básicas de educación que gasta en su casa y no creyera que puede llegar berreando a coro a ver al Apóstol, ni el himno de su país ni cánticos populares—. Los materiales para revestimientos, estructuras internas, puertas y ventanas están además tasados. Todo conduce a encarecer las reformas exponencialmente. Ah, y si quieres disponer de internet de fibra, olvídese. Dé gracias que haya ADSL.

En un grado incipiente, a Compostela —el santo y seña de Galicia para la captación de visitantes— le empieza a subir la fiebre. La zona monumental cada vez es más inhóspita. Donde antes había servicios, hoy solo hay negocios low-cost, bares, apartamentos para viajeros y un par de restaurantes de postín para comer percebes. No hay garajes, ni superficies comerciales, grandes o pequeñas. ¿Quién va a querer vivir aquí?

Lo peor es que las administraciones nos dicen que todo esto ya se abordará más adelante, porque lo importante es que sigan viniendo turistas. Cuantos más, mejor. Porque la asfixia —nos dicen— todavía es soportable, que resta un mundo hasta alcanzar el infierno de Venecia, de donde se exilian sus habitantes porque no aguantan más. Y en nombre del crecimiento económico, todo vale, incluso desvalijar un casco histórico de auténtica vida, esa que debería fluir fuera de los ciclos turísticos. Así que nada de tasas, ni de medidas que permitan elevar la calidad de la oferta. La piedra pierde su alma. Ofrecemos una cáscara bonita vacía de contenido.

El laberinto de Compostela tiene dos salidas. En una, acaba convirtiéndose definitivamente en un parque temático del turista, de usar y tirar, que viene, ensucia, gasta y no paga; con los vecinos emigrados al extrarradio para disfrutar de viviendas de calidad y de los servicios propios de los tiempos que corren.

En la otra, el casco viejo se parece —por ejemplo— un poco más al de Bolonia o al de la vecina Braga, y los vecinos no son unos apestados que deben dejarle sitio al foráneo. Yo no dejaría la elección a los políticos.

José Luis JiménezJosé Luis Jiménez
……………………………………………………………………………..

 

¿Quién gobierna en Compostela?

El Correo Gallego

¿Quién gobierna en Compostela?

La Asociación de Vecinos Compostela Vella ha promovido encuentros con cada nueva corporación municipal. Cinco alcaldes, desde Sánchez Bugallo hasta Noriega, nos han recibido en el Pazo de Raxoi. El objetivo de estas reuniones ha sido siempre trasladar los problemas de los vecinos de la ciudad histórica, especialmente aquellos que se encuentran relacionados con las particularidades de una zona especialmente céntrica y protegida en su patrimonio, pero masificada de visitantes y despoblada de habitantes, muy muy desprotegidos. Esta no sólo es la descripción de la situación actual, sino que por desgracia es también su tendencia.

El 14 de julio de 2015 se celebró la tradicional reunión con el nuevo actual alcalde de la ciudad. El encuentro con el alcalde Noriega se celebró a instancias de la asociación, con amplia representación de socios y junta directiva, siendo su objetivo trasladar los problemas de los vecinos, a saber: necesaria mejora en la gestión de la recogida de basuras, incumplimiento de la ordenanza de convivencia ciudadana, incumplimiento de las limitaciones de actividades en locales, ineficaz regulación de aparcamiento para residentes, la deficiente oferta de servicios urbanos a nivel de telecomunicaciones y gas.

El alcalde Noriega tomó nota de los problemas planteados y se comprometió a visitar a los vecinos afectados por ruido de la rúa de Entremuros para escuchar directamente de ellos sus reclamaciones. Estos vecinos son personas de edad, con escasas rentas, algunos tienen enfermedades que recomiendan reposo, necesitan descansar tranquilamente en sus domicilios. Aunque la rúa Entremuros está a poca distancia del Pazo de Raxoi, el alcalde esquivó esta reunión, a pesar de las repetidas veces que esta Asociación le recordó su compromiso. Las decenas de instancias presentadas por la Asociación en defensa de los vecinos, solicitando medidas efectivas para mejorar los problemas de insalubridad acústica de esta histórica calle, han acabado en la Fiscalía y están siendo estudiadas. La Valedora do Pobo ha requerido al Concello por su inacción y pasividad en este caso. Agradecemos vivamente a la Valedora do Pobo, su defensa en favor de estos vecinos desprotegidos.

En este contexto, recientemente la asociación supo que el Concello debatía alguno de los problemas señalados -concretamente el reiterado incumplimiento de las ordenanzas de ruido y convivencia ciudadana- con varias asociaciones del gremio de la hostelería. Los vecinos solicitamos formalmente mediante instancia en registro formar parte de ese debate, ser parte interesada, pero fuimos excluidos. El argumento utilizado para dejar fuera a los habitantes de la ciudad fue que la reunión no era promovida por el propio Concello, como si la alcaldía no pudiera establecer las reglas de los debates que se celebran en su propia casa. Como si el alcalde tuviera que pedir permiso a algunos empresarios para poder contar con la presencia de ciudadanos afectados por los temas a tratar. ¿Quién gobierna realmente Compostela en lo referido al cumplimiento de la ordenanza de convivencia ciudadana y limitaciones de actividades en locales?

Suponemos que aquel debate ha debido de progresar, pues los hosteleros anunciaron en prensa que informaron al público sobre los resultados alcanzados. Si fue una sorpresa saber que los hosteleros establecían las reglas de interlocución con el alcalde y podían vetar la presencia de terceros, mayor ha sido la sorpresa al comprobar que los hosteleros ejercen la portavocía de la alcaldía. Algunos forman parte destacada de Compostela Aberta, otros han formado recientemente una asociación de vecinos instrumental que en realidad defiende intereses del gremio hostelero. Todos comparten la defensa de la ciudad histórica como territorio de copeo antes que poner freno a la despoblación del barrio.

Ante estos hechos y desde el compromiso con los problemas de los habitantes de la ciudad histórica, la Asociación de Vecinos Compostela Vella denuncia que el incumplimiento reiterado de las ordenanzas no ha cambiado para mejor desde 2014, y que la corporación actual es menos dialogante y menos transparente que ninguna de las anteriores y parece más dispuesta a la vista gorda. Compostela Aberta presume de promover la participación ciudadana, pero lo hace excluyendo a quien no es afín interponiendo asociaciones instrumentales de varios formatos. En lugar de reforzar el asociacionismo existente, el alcalde actual lo neutraliza y opaca con procesos farragosos, marcadamente asimétricos y manifiestamente alegales.

En contraposición a esto, la filosofía que ha presidido siempre el comportamiento de la Asociación de Vecinos ha sido reclamar el cumplimiento de la ley y de las normas que emanan de ella. El cumplimiento de la ley es innegociable. Puede producirse cambio de normativa pero siempre debe ser para avanzar en el reconocimiento de los derechos de los vecinos, nunca para retroceder, siguiendo el principio de no regresión en materia medioambiental. El principio de no regresión enuncia que la normativa y la jurisprudencia ambiental no deberían ser revisadas si esto implicara retroceder respecto a los niveles de protección alcanzados con anterioridad. Este principio tiene rango de ley en países avanzados como Francia.

En la víspera de la rueda de prensa hostelera sobre la nueva política municipal en incumplimientos normativos, los empresarios amenazan y amagan con muchos despidos si no se cambia la Ley. Mientras tanto los vecinos advertimos que si la ley se cambia al dictado de los propios hosteleros para mejorar su propio lucro, en la ciudad histórica sólo quedarán hosteleros. ¿O es quizá esto lo que pretende Compostela Aberta que suceda para esquivar así los problemas complejos de resolver?

Por eso nos preguntamos:

¿Las modificaciones de la normativa hostelera las redacta y comunica el propio gremio hostelero? ¿Donde está el Concello?

Consideramos que el equipo de gobierno del Concello de Santiago es y debe seguir siendo el único interlocutor válido para tratar los problemas de los vecinos que son de su competencia. La Asociación de Hostelería no puede ni gobernar nuestra ciudad, ni modificar ni adaptar las normas a su conveniencia y para mayor lucro, ni convertirse en interlocutor ni portavoz municipal.

La Asociación de Vecinos Compostela Vella con su trayectoria ha demostrado defender los intereses vecinales, por eso debe ser escuchada en el momento de analizar los posibles cambios normativos en las ordenanzas de convivencia y ruido que tanto le afectan, debe estar presente en la reunión del día 30 de noviembre del Pazo de Raxoi. No puede ser excluida en beneficio de las multitud de asociaciones sectoriales, gremiales e instrumentales.

 Tribuna Libre de El Correo Gallego 30/11/2016 

 

Compostela yonqui (El síndrome de Compostela II)

El Correo Gallego

Hace unos meses este diario publicó la opinión de nuestra Asociación sobre el declive demográfico en la ciudad histórica, iniciando una serie que denominamos El Síndrome de Compostela. Publicamos ahora el segundo artículo sobre otro de los síntomas que componen el síndrome, la falta de diversidad económica de nuestra ciudad y las consecuencias del monocultivo turístico.

No es nuestra intención ser puristas o elitistas. Nos preocupa el futuro de nuestra ciudad y queremos hacer partícipe a la ciudadanía de las patologías que la afectan por estar convencidos de que aún estamos a tiempo de rectificar la trayectoria.

Las cuestiones que tratamos son conceptos que se exponen en las aulas universitarias, por ello consideramos que deben divulgarse, llegar a la opinión pública para abrir el necesario debate.

………………………………………………………………….

Compostela yonqui (El síndrome de Compostela II)

Asociación de Vecinos Compostela Vella

Santiago ya sólo se cree a sí misma como una ciudad turística y a la ciudad histórica como una atracción de feria. Las calles y casas compostelanas tuvieron su momento épico, levantaron empresas, lideraron la economía gallega y crearon riqueza; pero hoy los compostelanos han renunciado a ello. ¿Una Compostela productiva, científica o tecnológica? En su web el concello lo tiene claro, Santiago es una “ciudad, que se levanta perezosa y se acuesta tarde, en consonancia con la abundancia de locales nocturnos1

Poco importa que existan empresas que exportan y cuentan con personal especializado como Finsa o Televés, Castrosúa o Urovesa; el turismo y el ocio son hoy la única imagen de prosperidad inteligible para la opinión pública y los políticos populistas. Frente a un polígono industrial o un parque tecnológico, la visión de una calle atiborrada de terrazas arranca sonrisas blandas y encarna el inconsciente de prosperidad compostelana. Medimos nuestro éxito por la abundancia de barras de bar a nuestra disposición mientras viajamos en un crucero llamado Titanic.

No nos importa tampoco el daño causado por la hipertrofia del turismo. De acuerdo con la UNESCO, el impacto de la sobreexplotación turística ha pasado de un 8% de lugares afectados en 1985 a un 75% en 2013. “El turismo es peor para el patrimonio que las guerras” titulaba hace dos meses un suplemento cultural al analizar los declaraciones de Patrimonio de la Humanidad que fueron revisadas o retiradas entre 1979 y 20132. En Santiago se ha multiplicado por tres el número de zonas insanas por causa del ruido entre 2005 y 2013.

Nos permitimos ignorar estudios como el premio Valentín Paz Andrade 2015. En el estudio de los profesores universitarios Melchor Fernández Fernández y André Carrascal Incera se concluye que hoy, en Galicia, el turismo contribuye a la desigualdad social3.

En definitiva, es una menudencia que el turismo sea una actividad estacional, que apenas emplea mano de obra cualificada, que no crea economías de escala a nivel local y cuyos rendimientos son decrecientes. Santiago se ha enganchado al turismo y cada vez son necesarias mayores dosis para calmar la ansiedad. Dando por hecho que empresas y bares son sinónimos, Compostela se pregunta de qué vamos a vivir si nos falta el turismo, como si fuese un yonqui de las visitas vacacionales, como una ciudad que no sabe vivir sin su subidón anual de pernoctaciones. Un síntoma más del Síndrome de Compostela. Mientras tanto, el turismo cultural que aprecia el patrimonio, el verdadero filón de nuestra urbe, ese turismo sostenible y respetuoso con la ciudad histórica, está deficientemente planificado.

Bajo el mono de pernoctaciones y alucinados por la visión de una Compostela capital mundial del “terraceo” y el “copeo” underground, el gobierno impulsa una deriva de la ciudad cultural hacia la ciudad de ocio. En Santiago hoy cualquier actividad es un “evento cultural”; cualquier sucesión de entretenimientos una “programación cultural” y; pase lo que pase en la plaza, estamos asistiendo a “animación cultural”. Poco importa que la plaza sea un ejemplo único en el mundo de arquitectura barroca, los miopes solo ven un escenario vacío y están dispuestos a llenarlo con entretenimiento y bullicio de cualquier tipo en nombre de la cultura.

Notas:

2 http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/10/actualidad/1444492587_837286.html

3 http://xornal.usc.es/xornal/acontece/2015_12/noticia_0076.html

……………….

El Correo Gallego 06/11/2016: Compostela Yonqui: El Síndrome de Compostela II

………………..

la Voz de Galicia. En enero de 2018 un profesor universitario sigue exponiendo argumentos en la misma línea:

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/01/23/span-langglturismo-nunha-economia-atrasadaspan/0003_201801G23P16992.htm