Minorías 29/05/2018

El Correo Gallego

Alguien ha señalado que la asociación de vecinos Compostela Vella no representa a la mayoría de los compostelanos. Apuntan que los intereses que representa la asociación vecinal más antigua de la ciudad histórica de Santiago son unos intereses minoritarios, que sus problemas no son los problemas de la mayoría de los compostelanos. Pues bien, puede que tengan razón. Efectivamente, es sólo una minoría la que exige el cumplimiento de la ley en materia de ruidos en el corazón de Compostela.

Es probable que seamos una minoría los que consideramos un exceso desmedido el pretendido aumento de aforos en calles declaradas acústicamente saturadas que agudizará la despoblación.

También son una minoría los conciertos celebrados en locales de hostelería que pueden autorizarse legalmente. Y son también una minoría los hosteleros que cumplen la norma que obliga a mostrar en su establecimiento el tipo de licencia y el aforo ¿alguien ha visto la placa obligatoria colocada en algún local?.

Tienen razón quienes apuntan que los intereses de la asociación de vecinos Compostela Vella son minoritarios, solamente los que vivimos aquí decimos que en la ciudad histórica compostelana el nivel de cumplimiento de la ordenanza de ruidos es muy mejorable. Evidentemente la mayoría de clientes y de hosteleros nocturnos dirán lo contrario, ellos están haciendo caja disfrutando mientras nosotros intentamos descansar, y los clientes ajenos a las ordenanzas y a sus convecinos, disfrutando.

Y sí, en la ciudad histórica compostelana los habitantes con problemas para descansar son una minoría, porque lo mayoritario son las viviendas vacías. Hoy ya hay más viviendas vacías que ocupadas en el centro de Santiago. Hoy duermen más turistas en el centro de Santiago que compostelanos. Hay más gente sentada en las calles que dentro de las viviendas. Por eso, cuando un vecino se queja de no poder dormir en cualquier calle de la ciudad histórica esa queja siempre es minoritaria. No puede ser de otra manera: en su calle la mayor parte de las viviendas han sido abandonadas o transformadas en hoteles y apartamentos turísticos.

Retrata la verdadera cara del alcalde, su desprecio a esta minoría de vecinos. Un desprecio por parte de un gobierno municipal que incesantemente pregona defender a las minorías. Se reconocen los totalitarismos por cambiar de normas cuando no se acomodan a sus pretensiones. Y en eso está el consistorio con su alcalde a la cabeza.

Sí, los que nos quejamos del ruido en la ciudad histórica somos posiblemente una minoría. Una minoría acosada por el incumplimiento de las normas que garantizan el derecho al descanso y la calidad de vida. Una minoría que durante años ha sido testigo de cómo se hace la vista gorda ante el incumplimiento sistemático de la ordenanza de ruidos y convivencia.

La población intramuros actualmente apenas llega a 1.000 vecinos. Un verdadero fracaso. Somos una minoría acorralada por la expansión ilimitada de las actividades de ocio y turismo. En definitiva, una minoría camino de la extinción.

Cuestionamos la prepotencia con la cual se nos acusa por de ser minoría, obviando que las pretendidas minorías, en caso de serlo, también tenemos derechos. Cuestionamos el planteamiento maniqueo fuera de toda lógica. Reiteramos que tenemos derecho a no ser expulsados de nuestro domicilio por transformarse en inhabitable, derecho a exigir que la ciudad histórica se transforme en un medioambiente habitable, derecho a la inviolabilidad acústica de nuestras viviendas, derecho a denunciar las vulneraciones de la ley, los excesos y los abusos….

Lo que desde luego no es la asociación de vecinos Compostela Vella, es anecdótica, ningún ciudadano es anecdótico y la conculcación de sus derechos fundamentales no solo, no es anecdótica, sino que es civilmente intolerable y políticamente deleznable.

La asociación de vecinos Compostela Vella, aún siendo a la vista de algunos “anecdótica y pretendidamente “minoritaria”, va a seguir defendiendo los derechos de los vecinos de la ciudad histórica, sean estos uno, un ciento o una miríada.

Comentarios

#1 Suscribo

Totalmente de acuerdo con la presidenta de Compostela Vella. Soy historiador del Arte y vivo y cotizo en el centro histórico, pero no solo los ruidos. Nos esta expulsando de la ciudad el turismo masivo barato y sin control, el tráfico de vehículos pesados que rompen las losas del empedrado de hace 100 años, y la carencia total de servicios, acceso a pisos altos etc. Compostela esta fracasando como ciudad, como espacio vital para los ciudadanos, lo mismo que Venecia, Florencia, etc. solo que los italianos se han dado cuenta…. y nosotros no.

Cyrano

…………………………………

El Correo Gallego 29/05/2018: Minorías

El Correo Gallego 29/05/2018: Los dueños de pubs se unen a la guerra de Hostelería contra Compostela Vella

El Correo Gallego 30/05/2018: Torcuato Labella. Ruidos nocturnos y salud

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s