Mareando la perdiz. Revisión fallida del Plan Especial

El Correo Gallego

07/04/2018: Mareando la perdiz. Revisión fallida del Plan Especial. Tribuna Libre en El Correo Gallego

¿A dónde vamos?

En 1968 Arnold Toynbee escribió “Ciudades en marcha”. El autor tenía entonces 79 años y, en su Londres natal, había sido testigo de la aparición del ferrocarril primero y del automóvil después. Había visto cambiar todo lo que le rodeaba. Esta vivencia le permitió entender que lo más importante de una sociedad y sus estructuras (las ciudades) es su capacidad para adaptarse, para crecer y para cambiar. Prestar atención a donde vamos, más que a lo que todavía creemos que somos. Lo primero se impondrá sobre lo segundo.

La Ciudad Histórica de Santiago de Compostela no podría ser una excepción a pesar de poseer unas características muy especiales. Es una ciudad varias veces centenaria reconocida como Patrimonio de la Humanidad y es también el final de uno de los tres caminos de peregrinación más importantes del mundo junto con Roma y Jerusalén, de tal forma que cada año suma una mayor afluencia de peregrinos. Pero también es una ciudad que evoluciona y afronta nuevos retos a medida que pasa el tiempo.

A pesar de ello la ciudad histórica de Santiago de Compostela se rige por un Plan Especial de los años noventa. El documento fue aprobado en 1997 sin que desde entonces haya sido revisado sustancialmente. Ninguna actualización en más de 20 años.

Como resultado de esta falta de actualización, los problemas se acumulan desde hace 20 años, se ha perdido un 20% de población en este período a pesar del enorme gasto público invertido en rehabilitación de edificios. Están sin abordar los retos que la normativa original no fue capaz de resolver en su momento, tampoco las dificultades sobrevenidas que han surgido como resultado de la evolución de la ciudad y las formas de vida:

  • Problemas de pérdida continuada de población.

  • Problemas de servicios urbanos deficientes como el alcantarillado, las conducciones de agua y la recogida de basuras.

  • Problemas de movilidad derivados de la falta de aparcamientos, ineficaz gestión de la ORA, interferencias del transporte de mercancías con la dinámica de la ciudad así como una peatonalización que condiciona excesivamente la vida de los residentes.

  • Ausencia de determinadas infraestructuras urbanas como el gas canalizado provocando un sobrecoste en la calefacción.

  • Brecha digital, que afecta a las viviendas y los negocios de la zona sin acceso a la fibra óptica con la excepción de algunos afortunados organismos oficiales.

  • Desaparición paulatina del comercio tradicional que disminuye la necesaria diversidad de usos en la ciudad histórica.

  • Problemas de terciarización y desplazamiento del uso residencial por otros usos más lucrativos en el contexto de un boom turístico.

  • Sobreexplotación del espacio público con una presencia de terrazas, rotulaciones y actuaciones musicales sin precedentes en ninguna otra zona de Galicia.

  • Problemas ambientales en el ámbito de la contaminación acústica, con un continuado aumento de las Zonas Acústicamente Saturadas.

Manos a la obra

A la vista de estas disfunciones, la lógica más elemental nos conduce a concluir que la normativa que rige la Ciudad Histórica se encuentra obsoleta. Resulta evidente que el Plan Especial se encuentra desactualizado y que la revisión de este documento debía haberse abordado hace ya tiempo.

Por fin, en 2013 la Corporación Municipal que gobernaba la ciudad de Santiago es consciente de que es necesario un cambio. Se aprueba así, en Xunta de Gobierno, la “Revisión del Plan Especial de Protección e Rehabilitación da Cidade Histórica”. Entre sus objetivos están:

  • Priorizar la función residencial

  • Revitalizar la Ciudad Histórica a través de la mezcla equilibrada de usos

  • Regular las actividades mediante normas urbanísticas y ordenanzas flexibles

La partida presupuestaria para la redacción del documento se fija en 452.000 euros aportados equitativamente por la Xunta de Galicia y el Concello de Santiago. Se convoca un concurso para seleccionar al mejor proveedor y se nombra un Comité de Expertos para impulsar la adjudicación del contrato. Finalmente la redacción del documento recae en la empresa Estudio Thuban S.L.. Por medio de esta adjudicación se establece un plazo de 3 años para la ejecución de la revisión por parte de Thuban.

Una vez adjudicado el contrato el alcalde D. Agustín Hernández afirmó: “a intención do Goberno local é a de axilizar a máximo a redacción deste documento a través de mecanismos de seguimiento dos traballos”. También apuntó que habría una comisión ejecutiva y una comisión de participación. La primera se reuniría mensualmente con el equipo redactor; la segunda lo haría cada tres meses y en ella estarían representados diferentes sectores de la sociedad compostelana. El alcalde añadió: “Resulta imprescindible evitar que o casco histórico acabe por convertirse nun mero decorado urbano”.

Silencio

Iniciado el proceso de revisión, cabría esperar aportaciones de valor por parte de los medios técnicos propios del Concello. Uno de los recursos en nómina de nuestra ciudad es el Departamento de Urbanismo y en particular el arquitecto Municipal D. Javier Fernández. Muñoz. Otro recurso técnico de la ciudad también en nómina es el Consorcio, que cuenta con 5 arquitectos en su Oficina Técnica. Los organismos y personas citadas deberían haber aportado estudios exhaustivos, tanto sobre las virtudes del Plan Especial vigente, como sobre sus limitaciones. ¿Quién mejor que los técnicos que llevan años en la ciudad con el cometido de dedicarse profesionalmente a su gestión para informar sobre las causas de la continuada pérdida de población, la inoperancia de las infraestructuras, la falta de servicios y los problemas ambientales?

Pero por desgracia para los ciudadanos de Santiago, no ha imperado la sensatez ni la voluntad política de llevar a buen término estas ideas. Con el cambio de gobierno de 2015, la reforma del Plan Especial ha perdido el norte. Citaremos algunos hechos que confirman el modus operandi de los políticos y de los técnicos que manejan actualmente los hilos en Santiago.

El cambiazo

La Concellería de Espazos Cidadáns (Urbanismo) convocó a las asociaciones relacionadas con la Ciudad Histórica a un encuentro en el Pazo de Raxoi el 22 de diciembre de 2015. El objetivo era iniciar un proceso de participación ciudadana entorno a la revisión del Plan Especial. Nuestra asociación acudió a esta reunión con esperanza y optimismo. Pero al comprobar el limitado interés del Concello en la participación ciudadana real, la esperanza por resolver problemas se transformó en desilusión. No hubo orden del día, ni temas a tratar, ni conclusiones. Foto sí que hubo. Como en tantas ocasiones el político de turno, en este caso el concelleiro Duarte, se preocupa por la foto, pero no por el diálogo. La reunión y la participación son una farsa. En nuestro ayuntamiento los llamados procesos participativos son simple propaganda. Esto lo denunciamos en un artículo titulado “Una peculiar participación ciudadana”, publicado por El Correo Gallego el 26/12/2015.

En el inicio de la reunión el Concelleiro Duarte espetó a los allí presentes que el Plan Especial era una cuestión interna, muy técnica y que ya estaba perfectamente encaminada. Afirmó que el documento de inicio estaba prácticamente acabado, pues el trámite de Evaluación Ambiental Estratégica se iniciaría en enero de 2016 y nos avanzó que el documento completo estaría listo a finales de ese mismo año. El Concello nos invitó a despreocuparnos por el Plan Especial puesto que ya estaba “resuelto”. De esta forma la participación ciudadana en la revisión del Plan fue apartada en el primer minuto de la reunión y el ayuntamiento nos dio el cambiazo: de lo que debíamos hablar era del Plan de Gestión.

Fueron necesarias explicaciones sobre este nuevo documento del que no se había oído hablar hasta entonces. Algunos lo describieron como el “Plan Especial 2.0”. Nos explicaron que se trataba de un documento innovador, la última moda, lo que realmente necesitábamos y en el cual se nos invitaba a participar. Era, eso sí, un documento sin fuerza normativa y que por tanto no regula derechos ni deberes de los ciudadanos. Algo así como el bálsamo de fierabrás del urbanismo compostelano.

Gracias y hasta la vista

Posteriormente el proceso participativo tomó forma de entrevista entre el Concello y los agentes sociales implicados en la revisión del Plan Especial. Nuestra asociación, Compostela Vella, fue invitada a una reunión con el hombre de confianza del concejal de urbanismo, el arquitecto municipal D. Javier Fernández. El encuentro fue convocado por él mismo y tuvo lugar en su despacho en la Ocihr de Praza de Cervantes. Allí nos quedó claro que el mayor interés del Sr. Fdez era colocar una cruz en un listado donde aparecía nuestra asociación. Ya nos hemos reunido, cumplido el trámite. Gracias y hasta la vista.

No logramos atraer su atención sobre el Plan Especial vigente, del cual no quería hablar. No pudimos intercambiar ideas al respecto, pues según su parecer no era asunto suyo, no era necesario cambiar nada y además este no era el cauce. Gracias y hasta la vista.

A pesar de ello, le comunicamos que para nosotros era un derecho y un deber participar en la revisión del Plan Especial, también que queríamos seguir formando parte de la Comisión de Seguimiento. Representamos a personas directamente afectadas, tenemos ideas propias y contábamos con especialistas que podrían exponerlas y defenderlas. Fue inútil. Sin voluntad política no hay alegación factible. El Sr. Arquitecto municipal nos explicó que desde el día del cambiazo la participación ciudadana es para los Planes de Gestión, no para el planeamiento urbanístico. Gracias y hasta la vista.

¡Bienvenido Mr. Requejo!

La participación en la revisión de Plan Especial compostelano es verdaderamente especial. Los vecinos quieren participar pero no lo consiguen, les dan el cambiazo, les mandan a esa esquina de pensar que es el Plan de Gestión. Mientras tanto el Sr. Requejo sí lo consiguió. Merece la pena preguntarse cómo lo hizo.

Resultado de imagen de "juan requejo"
Juan Requejo de la empresa AT Clave.    Foto: Linkedin

Los hechos se producen en el año 2017. D. Juan Requejo es un profesional conocido desde hace años por el Sr. Duarte. Como profesional participó en el concurso de 2013 para la revisión del Plan Especial a través de su empresa sevillana AT Clave. El contrato se le escapó con la adjudicación oficial del mismo a Estudio Thuban. Pero la esperanza es lo último que se pierde y, misteriosamente, en el verano el Sr. Duarte nos lo presenta como una nueva incorporación al equipo encargado de la redacción del plan. ¡Bienvenido Mr. Requejo!

Peligro, no tocar

Después de meses de marasmo, sin noticias, con fecha 5 de febrero de 2018 el arquitecto municipal presenta un informe demoledor sobre la marcha del proceso de la “Revisión do Plan Especial de Protección e Rehabilitación da Cidade Histórica”. En su informe se desprecian todas las acciones realizadas por el equipo redactor, la empresa Estudio Thuban. Además se incluye una crítica sobre la precaria justificación de la necesidad de revisión del viejo Plan Especial y, como era de esperar, una gran parte del informe lo dedica a resaltar la necesidad de lo verdaderamente importante: un Plan de Gestión.

¿Quién se puede creer, después de ser valorado y elegido por una Comisión de Expertos, que en el trabajo de una empresa de prestigio (por muy despistados que andasen) no exista prácticamente nada aprovechable sobre el tema? Que no exista el menor atisbo de sensatez o razón.

Ese informe del arquitecto municipal parece un pliego de descargo para justificar la inacción de los servicios técnicos a lo largo de estos años. ¿Pero qué han aportado nuestros técnicos en nómina a la resolución de los problemas que sufren los ciudadanos del centro histórico de Santiago? ¿Qué ha aportado para resolverlos la Oficina Técnica del Consorcio con sus 5 arquitectos en los últimos 15 años?

Tiene uno la impresión de que la casta técnica compostelana se ha dedicado a vivir de rentas por la labor realizada en sus primeros años. Fue una tarea realizada por un equipo importante con un proyecto brillante, pero en un momento concreto que ya pasó. ¿Hasta cuándo van a seguir presumiendo en sus conferencias fuera de Galicia por el premio concedido por Europa hace ya 22 años?

Lo fundamental son los ciudadanos y no toca actuar con ellos solo a base de obligaciones y restricciones. Toca escuchar, dialogar, acotando y matizando sus problemas, estableciendo prioridades y comunicando a las autoridades que el deterioro de la ciudad histórica no puede continuar. No queda otra que ponerse manos a la obra, aunque la casta técnica prefiera y quiera imponernos no tocar nada.

Y el verbo se hizo carne

Tras más de un año de palabras, el Plan de Gestión se materializa. En febrero de 2018 se publican las bases del Plan de Gestión de la Ciudad Histórica de Santiago de Compostela:  ”Nuevo impulso a la planificación estratégica y urbanística” Es codirector y redactor del documento: D. Juan Requejo, sin duda alguna el único capaz de transformar un anexo de la Revisión del Plan Especial de la Ciudad Histórica, en el Plan Estratégico y Urbanístico de todo el ayuntamiento.

plan-de-gestion-febrero-20181.jpg

La formulación de este Plan de Gestión considera (es cita textual):

“un entorno urbano y territorial amplio que incorpore la matriz biofísica de la Ciudad Histórica, las cuencas visuales y las complejas relaciones urbanas existentes de tipo económico y dotacional, así como las relaciones sociales expresadas de diferentes formas, y las estructuras relacionadas de mercancías, personas e información. Ello supone tener en cuenta las zonas urbanas colindantes, Ensanche, Campus Norte y Campus Sur y el resto de espacios urbanos, así como el territorio comprendido entre el Sar y Sarela, e incluso incluir la Ciudad de la Cultura y el resto del municipio para determinados análisis. La consideración de estas zonas permitirá valorar el papel de cada una de ellas en la dinámica de fenómenos relevantes de la Ciudad Histórica y su posible carácter de zona de amortiguamiento, de sostenimiento, de absorción, o de cualquier otro tipo de función”.

Leyendo esta descripción nos alegra que el Plan de Gestión de la Ciudad Histórica de Santiago haya podido contenerse dentro de los límites de la Europa continental.

Una noche en la ópera

Todo lo anterior es muy serio, pero también hay espacio para el espectáculo en la tramitación de la revisión del Plan Especial. Ese es el caso de las reuniones “focales”, una opereta en la que se simula la participación ciudadana sin ningún tipo de garantía ni sustancia.

El decorado lo aporta el Concejal de Espazos (escénicos) Cidadás. El casting se realiza a través de convocatorias opacas que sólo reciben las asociaciones instrumentales y afines. Son estrellas invitadas algunos beneficiarios de contratos menores. A estas reuniones no se sabe a que se va, tampoco se sabe quiénes estarán allí. Sigue sin haber orden del día y tampoco se aporta información relevante con antelación impidiéndose que el debate sea fructífero. El proceso es opaco pues se trata simplemente de obtener una foto al final y para eso sólo hace falta que acuda alguna gente. Al día siguiente ya habrá tiempo para detallar lo que se acordó… cuando todo esté atado y bien atado. ¿Esta es la nueva política?

La revisión, al cajón

Las propuestas que podrían surgir en el proceso de revisión del Plan Especial son un peligro. Quizás habría que ponerse a trabajar, tomar decisiones, cuestionarse cargos y acciones. Un precio demasiado alto para la casta técnica compostelana. Mejor estarse quietos.

Además, la revisión del Plan Especial se adjudicó a una empresa ajena al ecosistema de la casta de la arquitectura compostelana. No era una propuesta de “los nuestros”, o por lo menos no lo era hasta que el concejal Duarte nos explicó que a Estudio Thuban le faltaba algo: el Sr. Requejo.

Todo este montaje alrededor de la revisión de Plan Especial sólo tiene un propósito: que no pase nada. El Plan de Gestión se ha transformado en algo tan relevante que no cabe en la Ciudad Histórica. Mientras tanto, mareando la perdiz y la revisión, al cajón. Y de esto el Sr. Duarte sí que sabe…

Lo que piden vecinos y comerciantes

Vecinos y comerciantes de la Ciudad Histórica coincidimos desde hace tiempo: es necesaria la revisión del Plan Especial. Y es necesario que se cumplan los plazos de su tramitación por la relevancia de los problemas que debe resolver: progresiva despoblación y envejecimiento, falta de renovación de las infraestructuras, crecientes problemas ambientales, etc.

Esta opinión ha sido puesta de manifiesto en múltiples ocasiones, mediante artículos de prensa y a través de intervenciones en foros de opinión. También mediante entrevistas con las autoridades de las distintas corporaciones municipales que se han sucedido a lo largo del tiempo. Esta opinión siempre se ha presentado con vocación constructiva: diagnosticando los graves problemas que amenazan a la Ciudad Histórica, aportando ideas y sugiriendo soluciones. Sirven de ejemplo, los artículos ya publicados en El Correo Gallego “Feliz Patrimonio de la Humanidad” 27/12/2015; “El casco histórico se desangra” 20/04/2016; “Compostela Yonqui, el Síndrome de Compostela” 06/11/2016.

El sentimiento es unánime. Fue resumido acertadamente en una mesa de debate organizada por el Ateneo de Santiago el 4 de diciembre de 2017 donde se defendió la necesidad de un Plan Integral para la Ciudad Histórica. Apuntaba el vecino de la ciudad histórica en su intervención algo tan evidente como ignorado: que ”o primeiro son os veciños” y que existen problemas básicos sin resolver desde hace décadas: falta internet de alta velocidad, falla el abastecimiento y el alcantarillado, hay graves problemas de contaminación acústica y el gas canalizado aún no ha llegado al barrio.

ateneo roberto almuiña diciembre 2017

Se apuntó que los objetivos del Plan Especial del siglo XX están sustancialmente alcanzados. La protección del patrimonio, la recuperación de la centralidad de la Ciudad Histórica y la peatonalización son procesos completados de los que ya nadie duda. Los problemas del siglo XXI son otros diferentes. Hoy la Ciudad Histórica se enfrenta a la despoblación y a la omnipresencia de la actividad turística. La ciudad se enfrenta al reto de ser algo más que una zona de ocio, y nadie parece saber cómo lograrlo. Semejantes carencias se describen en el artículo publicado en La Voz de Galicia 03/07/2017 titulado: “80 razones para no creer en los que gobiernan o puedan gobernar esta ciudad”.

Compostela en el mal camino

Los técnicos del Concello y del Consorcio quizás hayan contribuido a solucionar algún problema del siglo XX, pero no aportan nada para resolver los retos del siglo XXI. No los entienden y no se implican en ellos. Ven pasar la revisión del Plan Especial con indolencia y lejanía. Vuelcan y retocan constantemente la cartografía. Encargan costosos estudios externos mientras se dedican a montar observatorios. Solo se implican en las generalidades estratégicas, pero de ninguna manera en las cuestiones materiales urgentes señaladas por vecinos y comerciantes en reiteradas ocasiones. Están en nómina todos los meses, siguen con su monotema del Plan de Rehabilitación, cuando lo necesario es crear estrategias y acciones integradas para conseguir repoblar. Y para ello es vital revisar el Plan Especial de 1997.

La participación ciudadana es un fetiche de los actuales gobernantes. Cuanto más lo nombran menos existe. En su esfuerzo por mostrarse abiertos han cerrado las puertas a las asociaciones más importantes y longevas de la Ciudad Histórica. La Asociación de Vecinos Compostela Vella creada en 1999, la única que defiende las reivindicaciones vecinales de la ciudad histórica, es excluida de convocatorias importantes y mesas de trabajo focales. Sus reivindicaciones y las de Compostela Monumental son ignoradas. Los escritos y solicitudes de información de Compostela Vella al Concello no se responden. Sistemáticamente se hurtan los derechos de participación y opinión real en las deliberaciones sobre la revisión del Plan Especial. Si nos convocan es por la presión de la prensa cuando todo lo tienen ya orquestado. Entonces los políticos sí nos buscan, como comparsa acompañándoles como un decorado en la foto, en un falso respaldo.

El Plan de Gestión es un camelo, un sucedáneo del Plan Especial. El Plan de Gestión es un documento sin fuerza normativa, es un anexo del Plan Especial. La única función del Plan de Gestión es ampliar la discrecionalidad de la que ya disponen, neutralizar la participación ciudadana y justificar alguna que otra contratación.

Con todo esto la oportunidad de revisar el Plan Especial ha sido desvirtuada y los problemas históricos de los comerciantes y vecinos de la Ciudad Histórica siguen sin resolver. Por una parte el inmovilismo de los técnicos ajenos a los problemas actuales que viven de las rentas del pasado. Por otra parte un Concello que evita cualquier diálogo que no sea consigo mismo. Y todo ello orquestado a través de tecnicismos y profesionales invitados que consumirán el dinero público y dejarán la ciudad como la encontraron.

Galicia se publicitó como destino turístico usando el lema “o bo camiño”. Sin embargo parece que Compostela y la revisión de su Plan Especial están “no mal camiño”. Sabiendo que la Xunta de Galicia aporta el 50% de los costes de redacción del Plan Especial, sería deseable que se interesase por cómo se están gestionando los recursos públicos. Quién sabe, quizás el Sr. Feijoo logre entender esto del Plan de Gestión. Por favor explíquenoslo a comerciantes y vecinos.

Asociación de Vecinos Compostela Vella y Asociación de Comerciantes Compostela Monumental

……………………………..

Esta Tribuna Libre fue publicada en diario El Correo Gallego en cuatro capítulos:

El Correo Gallego 07/04/2018: Mareando la Perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (I)

El Correo Gallego 08/04/2018: Mareando la Perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (II)

El Correo Gallego 09/04/2018: Mareando la perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (III)

El Correo Gallego 11/04/2018: Mareando la perdiz: Revisión fallida del Plan Especial (IV)

La noticia en los medios de comunicación:

Compostela 24 horas 06/04/2018: Compostela Monumental y Compostela Vella, sobre el Plan Especial de Protección y Rehabilitación da Cidade Histórica: “Nos han dado el cambiazo”

El Correo Gallego 07/04/2018: El casco histórico, en pie de guerra contra las manipulaciones de CA. Denuncian el intento de “dar el cambiazo” aprobando un Plan de Xestión a la carta // Exigen que se modifique el Plan Especial de 1997 para dotar a la zona de servicios e infraestructuras

El Correo Gallego 11/04/2018: Algunas asociaciones rechazan el Plan de Gestión y hoy no asistirán a la reunión. Afirman que el proceso es opaco y tildan de opereta la supuesta participación ciudadana

El Correo Gallego 12/04/2018: Raxoi presenta el Plan de Gestión con notables ausencias
Compostela Monumental y Compostela Vella se desmarcan del proyecto y no asisten a la reunión

Sesión informativa sobre la revisión del Plan Especial ofrecida a los socios de Compostela Vella y Compostela Monumental 05/04/2018. Foto: Arturo

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s